La Loca Dolores Cacuango

  • Categoría de la entrada:Historia

 

La Loca Dolores Cacuango fue una rebelde indígena que luchó por la educación, la tierra, las mujeres y el pueblo indígena. Rescató la identidad de su gente, a quienes les desprendían, con repudio y maltrato, sus derechos y su idioma.

Dolores nació el 26 de octubre de 1881 en un latifundio por Cayambe. Desde que nació, creció con privación. Sus padres tenían un huasipungo, pero no sueldo. Ella trabajaba, pero no tenía educación. Esto la hizo enfrentarse con su realidad, de la cual huyó para crear una mejor.

A los 15 años, se fue de su hogar porque no quería casarse y terminó trabajando como empleada doméstica en Quito en la casa de un militar. Aprovechó los libros de la biblioteca para aprender, por sí misma, a leer y escribir en español. Y poco a poco, se dio cuenta que tenía que volver al lugar de donde había escapado para enseñar y luchar.

Hay una historia en la que cuentan que Dolores, o Mamá Dulu, como la llamaban, conoció a Juan Albamocho quien, de cierta forma, “descubrió” los derechos de los indígenas. Juan solía disfrazarse de mendigo y se situaba fuera de las oficinas de los abogados, donde les escuchaba todas las conversaciones. En una de esas escuchó que los indígenas tenían derechos. Y así fue a anunciarlo a todos a quienes conocía, y así se prendió más la rebeldía en Mamá Dulu.

Dolores Cacuango buscaba fortalecer a la población en contra de quienes querían seguir abusando de ellos, sobre todo, de su ignorancia. En un movimiento, en 1926, demostró el liderazgo que llevaba, tanto en su poder de organizar y como en sus palabras. Sus discursos, los cuales voceaba en quechua y español, llamaban directamente al corazón de los indígenas. Sus discursos reclamaban respeto para todos, especialmente por las mujeres, quienes, además, sufrían de violaciones, maltratos y embarazos de sus patrones.

Un año después de este movimiento, Dolores se casó con Luis Catucuamba, con quien se dedicaría a la agricultura y a su único hijo sobreviviente. De los 9 que parió, solo Luis siguió con vida y siguió la misma búsqueda que su madre, una educación bilingüe para su pueblo.

En 1944, La Loca Dolores, llamada así por sus apasionados y crudos discursos y por su poder de convocatoria, fue parte de la creación de la primera organización indígena en Ecuador, Federación Ecuatoriana de Indígenas (FEI) la cual tuvo el auspicio del Partido Comunista del Ecuador.

Su lucha nunca terminaría. Al volverse más activa en la lucha, empezó a ayudar dentro y fuera de Cayambe. Participaba en las revueltas, ayudaba a crear sindicatos y mantuvo, obstinadamente, a la protección de las mujeres en el enfoque de sus discursos, sin descuidar la búsqueda de educación digna, tanto en quechua como en español, para los indígenas. Sabía que la ignorancia era lo que estaba aplastando a su gente.

Así, en 1945, formó la primera escuela indígena autónoma junto a María Luisa Gómez de la Torre, quien nunca se separaría de su lado. Aparte de esta iniciativa, Dolores iba formando líderes de distintos grupos para que continúen con la lucha, ese es parte de su legado.

Pero su lucha se convirtió en amenaza. Pronto, en la dictadura de Ramón Castro Jijón, en 1963, la persecución empezó. Cerró las escuelas que Dolores había abierto en distintas locaciones, destrozó su casa y la obligó a vivir a escondidas. Lo cual no la detuvo. Se dio modos para seguir apoyando a quienes podían hacerlo de frente, y maquinaba con los movimientos para seguir.

Y esa perseverancia dio como fruto la aprobación de la Reforma Agraria. Aunque no cumplía con todo lo que exigían para sus pueblos, demostraron con una entrada de 10,000 indígenas a Quito liderados por La Loca Dolores, que el movimiento era fuerte.

Algunos de sus objetivos los logró en vida, pero fue su legado, tras su decadente muerte el 23 de abril de 1971, que consiguió su meta de dar educación indígena bilingüe a su gente. De ella, toda su vida queda como constancia y como  ejemplo de lucha, así como la frase que se ha esparcido por todos lados: ““Somos como la hierba de la montaña que vuelve a crecer después de ser cortada, y como hierba de la montaña cubriremos el mundo”

 

SUSCRÍBETE A NUESTROS NEWS DE HISTORY